sábado, 18 de agosto de 2007

PSICOSIS











PSICOSIS
La psicosis es un término psiquiátrico que describe un estado mental en el cual hay una "perdida o falta de contacto con la
realidad". El Diccionario Medico de Stedman define la psicosis como "un desorden mental severo, con o sin un daño orgánico, caracterizado por un trastorno de la personalidad, la pérdida del contacto con la realidad y causando el empeoramiento del funcionamiento social normal".[1]
Los sujetos psicóticos suelen experimentar
alucinaciones, pensamientos delirantes, y trastornos formales del pensamiento (cambios de las relaciones semánticas y sintácticas). Por lo general el sujeto carece de introspección acerca de la naturaleza extraña o extravagante que puede adoptar su conducta o sus pensamientos, los que terminan por provocar una grave disfunción social.
Las psicosis tienen diferentes orígenes, y suelen considerarse un síndrome, más que una entidad nosológica diferenciada. Se ha planteado que los fenómenos psicóticos más característicos, como las
alucinaciones y los delirios, sean más frecuentes en la población general que lo que se pensaba, y que en realidad podrían ser parte de un continuum sintomático.
El tratamiento de una psicosis depende del origen que tenga, pero en general en la mayoría de los casos se utilizan medicamentos antipsicóticos, además de diversos apoyos psicosociales y el tratamiento de la enfermedad de base
El
DSM (Manual Estadístico y Diagnóstico de los Trastornos Mentales; American Psychiatric Association) reconoce varios tipos de psicosis:
Esquizofrenia
Tipo paranoide de esquizofrenia
Tipo desorganizado de esquizofrenia
Tipo catatónico de esquizofrenia
Tipo indiferenciado de esquizofrenia
Tipo residual de esquizofrenia
Trastorno esquizofreniforme
Trastorno esquizoafectivo
Trastorno delirante
Trastorno psicótico breve
Trastorno psicótico compartido
Trastorno psicótico debido a... (indicar enfermedad médica)
Trastorno psicótico inducido por sustancias
Trastorno psicótico no especificado

Síntomas
Los siguientes son síntomas que sugieren la presencia de un trastorno de tipo psicótico:
Cambios bruscos y profundos de la conducta.
Replegarse sobre sí mismo, sin hablar con nadie.
Creer sin motivos que la gente le observa, habla de él o trama algo contra él.
Hablar a solas creyendo tener un interlocutor (
soliloquio), oír voces, tener visiones (alucinaciones visuales, auditivas) sin que existan estímulos.
Tener períodos de confusión mental o pérdida de la memoria.
Tener ideas de grandeza.
Experimentar sentimientos de culpabilidad, fracaso, depresión.
ADVERTENCIA: Algunos de estos síntomas también pueden experimentarse en condiciones no psicóticas: abuso de sustancias, trastornos de personalidad, eventos estresantes -distresantes-, lo que
Jaspers ha denominado 'situaciones límite', momentos graves de neurosis -por ejemplo ciertas neurosis del tipo histeria, de conversión. Sin embargo, pueden tener una estructuración diferente a la de una psicosis, por lo que el tratamiento debe ser muy diferente, de modo que los síntomas mencionados no constituyen ninguna evidencia concluyente. Si tiene dudas acuda a un especialista.

Etiologías de las psicosis
Hacia fines de S. XX con el auge del avance en genética se ha pretendido encontrar siempre una etiología genética en las psicosis lo cual parece reintroducir "criterios" semejantes a los que
Lombroso utilizaba a fines de S. XIX e inicios de S.XX. Por lo contrario, el psicoanálisis considera que las psicosis se deben a factores exógenos al afectado, factores ambientales. Lacan explica la génesis de la psicosis (tras estudiar muchos casos) en un proceso llamado forclusión.
¿Qué teoría sería la correcta?, estadísticamente parece existir psicosis "congénitas", pero a abril de 2005 dista de estar verificado, en cambio es evidente que situaciones de distrés (estrés negativo), pueden ocasionar psicosis
En castellano a la psicosis vulgarmente y peyorativamente, se le llama "
locura" pero téngase en cuenta que "locura" es toda actitud "anormal" sin que por ello se trate realmente de una psicosis (los 'rituales' de un neurótico obsesivo compulsivo pueden parecer "ejemplos típicos" de "locura", si bien nada tienen que ver con una psicosis). Ciertas fobias pueden hacer creer al inexperto que se trata de "locuras", más aún: el ataque de pánico le provoca muchas veces a la misma persona afectada la sensación de que se está volviendo "loca".
Por otra parte muchas veces también se confunden las
demencias, de etiología orgánica, con las psicosis. De modo que se debe tener especial cuidado al hablar de estas enfermedades ya que son entidades muy diferentes y su evolución es, también, muy diferente
Por último, corresponde mencionar que la
homeopatía clasifica tradicionalmente como "psicosis" a enfermedades que prácticamente nada tienen que ver con las que son objeto de la psicología, el psicoanálisis, la neurología y la psiquiatría.